6/7/2014

10 libros infantiles con mucho orgullo (gay)

por 

publicado en el asombrario

Son los 10 libros que Wert, ministro de Educación y Cultura, no querría ver en las estanterías de las escuelas públicas. Sobre todo, después de haber fulminado Educación para la Ciudadanía, que no era una asignatura perfecta, pero estaba y cumplía su función. Así que aquí está ‘El Asombrario’, aprovechando las celebraciones del orgullo gay, recomendando diez títulos para la tolerancia, desde la historia verdadera de dos pingüinos macho que formaron pareja en un zoo de Nueva York y cuidaron con mimo de su huevo, hasta el cuento -real, pero en otro sentido- del Monarca que decidió elegir su ‘príncipe azul’.
La LOE (2006) -Ley Orgánica de Educación-, vigente hasta la llegada de la apisonadora LOMCE (2013), popularmente conocida como Ley Wert, decía en su preámbulo que, entre los fines de la educación, se debe resaltar el pleno desarrollo de la personalidad y de las capacidades afectivas del alumnado, la formación en el respeto de los derechos y libertades fundamentales y de la igualdad efectiva de oportunidades entre hombres y mujeres, el reconocimiento de la diversidad afectivo-sexual, así como la valoración crítica de las desigualdades que permita superar los comportamientos sexistas. En la nueva ley educativa, casi todos estos contenidos desaparecen, dando mayor protagonismo a la religión católica y a su particular visión de la sociedad y de la moralidad, que tanto perjudica a las mujeres y al colectivo LGTBI.
Los niños y las niñas necesitan conocer historias que fomenten la igualdad y les ayuden a comprender la diversidad sexual y racial del mundo en el que viven. Por mucho que les pese a algunos estamentos políticos que cierran los ojos ante la sociedad y su diversidad. El hecho es que existen nuevas formas de familias, que comienzan a hacerse visibles cada vez más y que el colectivo LGTBI está y es cada día más presente en la sociedad. Estos dos hechos plantean a los niños y niñas nuevas preguntas y obligan por tanto a padres, madres y maestros a dar nuevas respuestas.
Esa es la intención de presentar hoy estos diez títulos en El Asombrario.
Gran ejemplo el de las editoriales madrileñas Egales y NubeOcho; publican conjuntamente la serie Egalité, que agrupa historias que fomentan la igualdad y ayudan a comprender la diversidad sexual y racial. Por el momento, son tres historias: El lapicero mágico, La princesa LiMi papá es un payaso.
“Cuando la serie nació”, nos cuenta Luis Amavisca y Miryam Aguirre, responsables de NubeOcho, “sabíamos que las familias LGTBI necesitaban un referente en la literatura infantil. Existían poquísimos ejemplos, y no siempre desde un buen punto de vista”. Y añaden: “Pero no sólo los integrantes -los hijos y los padres de estas familias- necesitan estos ejemplos, sino quizás más, y sobre todo los miembros de otras familias. Niños que comparten aula con otros que pertenecen a estas familias tienen que convivir con esta realidad desde la perspectiva de la tolerancia. Compartiéndolo desde el principio, lo entenderán como una perspectiva de diversidad”.
Le preguntamos a NubeOcho por la importancia de que estos relatos lleguen a las aulas. “Con estos cuentos intentamos contribuir a la tolerancia. Pero hay otra razón por la que es importante que los más pequeños entiendan esta realidad. En algunos casos habrá niños que, cuando crezcan y ya de adultos o de adolescentes, se den cuenta de que pertenecen a la comunidad LGTBI, no sentirán trauma o dolor si han vivido una realidad que han comprendido desde niños desde una perspectiva de normalidad y tolerancia.”
Y por esta última razón, no podemos dar la espalda a esos adolescente LGTBI, entre un 5% y un 10% de la población escolarizada, según el CIS, que sufren un alto nivel de acoso y violencia, psicológica y/o física, y que, quizá, integrando la enseñanza del respeto a la diversidad sexual en el Sistema Educativo, empezando desde las aulas de infantil, podríamos hacerlo desaparecer.
Esta diez historias tratan el tema LGTBI desde distintas perspectivas y enfoques. En algunos, el asunto ocupa la trama central de la historia; en otros, se aborda desde un punto de vista transversal.

1. ‘Oliver Button es una nena’. Tomie DePaola. Everest
Ilustración de Oliver
cómpralo aquí

A Oliver Button no le gusta hacer las cosas que supuestamente le gustan a los chicos… Él prefiere coger flores, pasear por el bosque, saltar a la comba, disfrazarse con las cosas viejas del desván, donde canta y baila como si fuera una estrella de cine. Todo esto le causa a Oliver muchos problemas con su padre, pero sobre todo con sus compañeros de colegio, que se burlan de él y le gritan: “¡Oliver Batton es un nena!”.  Estamos ante un historia que nos recuerda mucho a la película Billy Eliot. Ambos niños harán lo imposible para conseguir su sueño; bailar a pesar de todo y de todos. Una historia escrita en 1979 que aguanta bien el paso del tiempo. Un libro que plantea fundamentalmente el tema del acoso escolar hacia el diferente como eje principal.
2. ‘Rey y Rey’. Linda de Haan y Stern Nijland
Una de las ilustraciones de Rey y Rey de

Llega la hora de casar a un príncipe para que pueda empezar a reinar un país lejano. Su madre, harta de la soltería del príncipe y de su falta de interés en encontrar pareja, decide convocar a todas las candidatas del Reino para que elija. Ninguna será de su agrado. A todas irá descartando; unas por aburridas, otras por demasiado altas… Hasta que por fin llega la última de las candidatas, acompañada de su hermano, el príncipe Azul. Aquí el corazón de nuestro protagonista se acelerará y el flechazo será inmediato. Pero no por la dama, sino por el caballero. Una historia rompedora.
3. ‘Mi mami ya no tiene frío’. Lorena Mondragón Rocha. Editorial Patlatonalli
No hay nada mejor para quitar el frío que un buen abrazo y estar bien acompañados. Lorena Mondragón nos narra en este cuento la historia de una niña que vive con su mami en un edificio muy alto llamado Oriente. En esta casa, llena de libros antiguos, hace mucho frío. Pero todo empieza a cambiar cuando asisten a un teatro de títeres y su madre conoce a la mujer dueña de las marionetas. Y aunque al principio a la pequeña no le gusta nada que su madre quede con ella, porque tiene que jugar sola, terminará comprendiendo que su mami es feliz, porque ha dejado de tener frío.

4. ‘La princesa Li’. Luis Amavisca y Elene Rendeiro. Editorial Egales y NubeOcho
Ilustración de 'La princesa Li'.
cómpralo aquí

Nos encontramos probablemente ante la primera historia protagonizada por una princesa lesbiana. Toma nota, Disney. La princesa Li vivía con su padre, el rey Wan, en un hermoso palacio. Todo estaba en orden hasta que llegó la hora de casar a la princesa con un joven de la Corte, pero ella confiesa que vive enamorada de Beatriz. El tradicional cuento de magia, con toques de la lejana China, cambia para presentarnos una fábula de igualdad, y, sobre todo, una historia de amor. Maravillosamente ilustrado y con una fluidez narrativa tan especial que parece un libro atemporal, de los que se cuentan ahora, pero que se podría ligar a los relatos de la tradición oral.

5. ‘El lapicero mágico’. Luis Amavisca y Alicia Gómez Camus. Editorial Egales y NubeOcho
Ilustración de 'El lapicero mágico'.
cómpralo aquí

Alicia Gómez acompaña el texto de Luis Amavisca con optimistas collages que nos cuentan la historia de Margarita y sus dos amigos, Daniel y Carlos. Margarita tiene dos mamás y los gemelos Daniel y Carlos dos papás, pero eso es lo de menos en este relato. Lo verdaderamente importante de esta historia de fantasía y amistad es descubrir el poder del lapicero mágico, un artilugio que es capaz de llevar a la realidad todos aquellos sueños e ilusiones de Margarita, Daniel y Carlos. Un viaje para compartir e imaginar, un cuento de amistad e igualdad. Un relato para eliminar prejuicios. Donde el tema LGTBI no es lo principal, sino una característica más de la realidad que vivimos.

6. ‘Mi papá es un payaso’. José Carlos Andrés y Natalia Hernández. Editorial Egales y NubeOcho
Ilustración de 'Mi papá es un payaso'.
cómpralo aquí

Pocos niños pueden decir con orgullo que su papá es un payaso. Sobre todo cuando en el cole no paran de usar esa palabra para meterse contigo. Pero lo cierto es que nuestro protagonista no entiende que esa palabra sea un insulto y no duda en dar las gracias por el elogio. Y es que uno de sus papás es payaso y el otro médico; “las dos profesiones más necesarias del mundo: una cura el cuerpo y la otra el alma”. Nuestro pequeño se siente muy orgulloso de los trabajos de sus papás, pero de lo que verdaderamente se siente satisfecho es de la familia que tiene. Una entrañable historia donde prima lo cotidiano, la espontaneidad, la frescura. Con unas ilustraciones muy ingeniosas en blanco, negro y rojo de Natalia Hernández.

7. ‘El niño perfecto’. Álex González y Bernat Cormand. SD Ediciones
Ilustración de 'El niño perfecto'.
cómpralo aquí

Daniel es un niño perfecto a los ojos de todos: responsable, obediente, ordenado… Pero en la vida de Daniel, como en la vida misma, nada es lo que parece y, como todo el mundo, esconde secretos que sólo se descubren al caer la noche. Un sencillo álbum ilustrado por la sutileza de Bernat Cormand que encaja en perfecta armonía con el texto de Álex González. Un libro con mucha polémica detrás, donde incluso la propia editorial se vio forzada a clasificarlo como un libro ilustrado para adultos. Cuando lo lean, se reirán de semejante absurdez. Tranquilos, no voy a contar el final…
8. ‘Monstruo rosa’. Olga de Dios. Apila Ediciones
portadas monstruo jalon.indd
cómpralo aquí
                                      
Que tire la primera piedra quien no se haya sentido alguna vez un perro verde. En este caso es la historia de un monstruo rosa que no encuentra su lugar. Ediciones Apila nos presenta una historia que nos ayuda a entender la diversidad como elemento enriquecedor de nuestra sociedad. El monstruo rosa es un grito de libertad. Premio Apila Primera Impresión 2013 al mejor proyecto de autor novel, Premio Aurelio Blanco 2013 al mejor proyecto en la Familia de Artes Aplicadas al libro de la Comunidad de Madrid y ganador del Golden Pinwheel Award en la categoría de mejor álbum para niños internacional en la Shanghai Children’s Book Fair 2013. Un imprescindible.
9. ‘And Tango makes three’ (Tres con Tango). Justin Richardson y Peter Parnell. Ilustrado por Henry Cole. Editorial Simon&Schuster
Ilustración de 'Tres con Tango'.
cómpralo aquí

Esta obra, basada en hechos reales, nos cuenta la historia real de Roy y Silo, dos pingüinos machos barbijos del zoológico de Central Park de Nueva York. Un libro infantil que nos trae los seis años de sus vidas, en los cuales formaron pareja y se les dio un huevo para criar. Ron Gramzay, guarda del zoo, descubrió que estos dos pingüinos machos estaban siempre juntos y eran pareja. En el año 2000, al ver los comportamientos tiernos de Roy y Silo, decidió darles la oportunidad de crear una familia. Así nació Tango, su cría, de un huevo de los pingüinos Betty y Porkey, otra pareja -hembra y macho- pero incapaz de ocuparse de más de un huevo a la vez. Por cierto, se eligió el nombre de Tango para el pingüinito porque se necesitan dos para bailar un tango. Maravillosa historia de la naturaleza que nos logra emocionar. La lástima es que la versión en castellano está descatalogada desde hace años.
10. ‘El vestido de mamá’. Dani Umpi. Criatura Editora
Al protagonista de esta historia le gusta ponerse el vestido de su mamá. Le gusta mirarse por todos los espejos de la casa, hace muecas e incluso llega a hablar como si fuera otra persona. Para nuestro protagonista, ponerse el vestido de su mamá es algo muy, muy divertido. Desde Uruguay nos llega este libro que nos dice que otros modelos y otras referencias existen para que los niños y las niñas puedan crecer conociendo otras realidades. El autor, Dani Umpi, dijo durante la presentación: “El vestido de mamá trata de un niño fascinado con el vestido de su madre. Son sus aventuras y desventuras, tanto dentro de su casa como fuera, cuando por ejemplo sale a jugar al fútbol con sus amigos. Trata del crecimiento del personaje, de cómo se presenta al mundo con sus gustos, enfrentando rechazos, aprendiendo sobre sí mismo y los demás”.

27/5/2014

Qué hacer para que tus hijos lean





5/4/2014

100 planes que deberías hacer con tus hijos

Para aquellos que no tenéis muchas ideas de qué hacer con vuestros peques, os recomendamos este libro.
Es una recopilación muy interesante y completa de actividades, manualidades, excursiones y juegos para niños y niñas de entre 3 y 12 años.

PINTAFUN: COLOREAR JUNTOS


A los niños les encanta colorear, a los adultos nos relaja mucho; así que ¿por qué no pintar juntos? Apaguemos la tele, pongamos una música de fondo, y saquemos todos los colores que tengamos para dar rienda suelta a nuestra creatividad.
Pintafun es una actividad colaborativa con la que no sólo se fomenta la creatividad, sino también la diversión, la concentración, la comunicación, la motricidad fina y las relaciones.
Tenéis disponibles distintas láminas, con las que una vez terminadas, podréis decorar vuestra casa.
¡A disfrutar!

2/8/2013

TELEVISIÓN EN INGLÉS CON LET'S CLAN!

¡Por fin tenemos televisión en inglés! Teniendo en cuenta que los niños y niñas españoles pasan muchas horas delante del televisor y conociendo los estudios que dicen que ver programas en versión original refuerza el conocimiento de otros idiomas, ¿por qué no ver los dibujos en inglés?


Un acuerdo entre TVE y el British Council ha hecho posible que los peques puedan ver sus programas favoritos ahora in English, ese idioma que tantos quebraderos de cabeza nos ha dado y sigue haciéndolo a las generaciones anteriores. ¿Culpa del sistema educativo? Sí; pero también malos hábitos, como el hecho de ver todas las películas dobladas o incluso traducir los títulos de las mismas por otros que nada tienen que ver y que en muchas ocasiones nos provocan risa.

Os dejamos a continuación un artículo del British Council con interesantes consejos sobre el refuerzo del inglés por medio de la televisión:

18.06.2013 - British Council
La televisión como recurso para el aprendizaje suele ser objeto de críticas, ya que muchos afirman que quita tiempo a otras actividades que se consideran más educativas, como la lectura o el juego interactivo. Sin embargo, la televisión puede ayudar a los niños a aprender un idioma extranjero. En los países donde los programas se emiten en versión original, con o sin subtítulos, el dominio del inglés es considerablemente mayor que en aquellos donde lo habitual es el doblaje.
Los cinco primeros puestos del Índice de Nivel de Inglés (EF EPI) corresponden a países donde la televisión se emite en versión original y los niños están en contacto con el inglés desde una edad muy temprana. No es la única razón, pero ciertamente es un factor a tener en cuenta.

Esta guía pretende ofrecer algunas pautas para sacar el máximo partido al tiempo que pasan ante la pantalla los niños de 3 a 6 años.

Ventajas de ver la televisión en inglés
Ver la televisión aporta muchos beneficios. Al igual que un buen libro, puede despertar la imaginación infantil y acercar el idioma a los pequeños. Los niños siguen la secuencia de una historia, en la que suele repetirse el mismo vocabulario. A casi todos les gusta ver la tele, pues las imágenes llenas de color, la música pegadiza y las entretenidas historias resultan atractivas y concuerdan con la forma de aprender inherente a la mayoría de los niños de esta edad.

Es un medio que les da la oportunidad de explorar un mundo que puede que no conozcan todavía o que quizá no lleguen nunca a conocer, como el espacio o la selva amazónica. También les permite adquirir nuevas habilidades. Los niños pueden acostumbrarse a escuchar el inglés, su ritmo y su entonación. Si oyen el idioma desde una edad muy temprana, cada vez les será más fácil comprenderlo y, en último término, hablarlo. A medida que empiecen a entender, ganarán confianza en sí mismos y aumentará su motivación para aprender. Asimismo, serán capaces de observar los distintos rasgos culturales y los valores presentes en otros países.

Expectativas
Nuestras expectativas deben ser realistas. No existe una fórmula mágica para aprender una segunda lengua, y no hay nada que sustituya a una verdadera interacción con otra persona en ese idioma, si bien, como sucede con nuestra lengua materna, los niños necesitan un contacto significativo con un idioma antes de comenzar a decir sus primeras palabras. Puede que al principio no entiendan muchas cosas, pero son expertos en deducir significados a partir del contexto, mediante las indicaciones visuales, la expresión facial y la entonación.
Consejos y técnicas
Los siguientes consejos y técnicas os ayudarán a utilizar la televisión para favorecer el aprendizaje de la lengua inglesa:

•    Utilizad los programas como fuente de inspiración. Estad atentos a lo que le divierte o le atrae más a vuestro hijo, y usadlo como trampolín para buscar otras oportunidades de aprendizaje en inglés: por ejemplo, buscad más información en Internet, sacad libros de la biblioteca sobre ese tema o incluso repetid actividades que hayan aparecido en el programa, como ir al supermercado, y hablad de las palabras o frases que hayan surgido.

•    La televisión no debe utilizarse como un “aparcaniños”, y el tiempo que se le dedique tiene que ser limitado. Haced que sea una experiencia activa para disfrutar en familia. Preguntadle a vuestro hijo acerca de lo que está ocurriendo, hablad de lo que ha pasado hasta el momento y, lo más importante, animadle a predecir (en español) lo que sucederá después. Si podéis parar el programa, haced pausas de vez en cuando y preguntad qué está pasando y qué ocurrirá luego. La predicción es una estrategia importante para desarrollar el oído, ya que prepara el cerebro para el proceso cognitivo que vendrá a continuación. Se puede convertir en un juego, viendo al final quién ha acertado. Al terminar, volved a contar la historia junto con vuestro hijo.

•    Escoged cuidadosamente los programas. Pensad en la edad de vuestro hijo y en la etapa de desarrollo intelectual en la que se encuentra. La mayoría de los programas infantiles de hoy en día están diseñados con técnicas específicas por edades para favorecer el aprendizaje (habilidades de observación, memoria, lógica y resolución de problemas). Vedlos vosotros primero para aseguraros de que se ajustan a vuestros criterios personales, pero dejad también que vuestro hijo elija. Debe ser algo que le interese, y si ya está familiarizado con el programa en español le será más fácil seguirlo.

•    Entusiasmaos y demostrad que también a vosotros os interesa el inglés. Aunque no tengáis siquiera unos conocimientos básicos del idioma, podéis participar, ¡e incluso puede que aprendáis algo!

•    Repasad las palabras que se repiten en los programas. Empezad con exclamaciones expresivas como Wow! y Great!, que para los niños resultan más sencillas porque la entonación y la expresión facial ilustran claramente su significado. Utilizadlas vosotros e id introduciendo de forma gradual otras expresiones útiles. Seleccionad palabras que el niño pueda relacionar con su vida diaria, para que tengan sentido, y tratad de convertirlas en un juego. La clave está en la repetición. Cuanto más oímos una palabra, más posibilidades tenemos de recordarla. Según algunos estudios, para asimilar una palabra necesitamos habernos topado con ella entre 5 y 16 veces.

Resumen
Ver la televisión con vuestro hijo es una oportunidad para ayudarle activamente a aprender un idioma al tiempo que os divertís. Al mostrar un interés sincero y una actitud positiva le enseñaréis que para vosotros esa lengua es importante. La televisión no sustituye, ni mucho menos, a los libros o al juego interactivo, sino que debe usarse con moderación como un recurso más para reforzar el idioma.